Prevención de Caries y Paradenciopatías


Prevención de Caries y paradenciopatías imagen

La importancia de la prevención


El propósito de la odontología actual, es ayudar a las personas a prevenir la aparición de enfermedades bucodentales y así conservar al máximo su salud oral durante un tiempo prolongado.

La prevención se define como cualquier medida que permita reducir la aparición de una enfermedad, o bien, interrumpir su progresión.

El mejor tratamiento de toda enfermedad es la prevención.

Medidas preventivas


Educación para la salud


La Educación para la salud es un proceso de aprendizaje continuo que se inicia antes de nacer, cuando el odontólogo comienza dando consejos de salud bucal a la mujer embarazada, continúa en la infancia y a lo largo de nuestra vida.

Se trata de promover el desarrollo de prácticas saludables, generar un cambio de conducta para controlar los factores de riesgo de las enfermedades con mayor prevalencia en odontología (caries, enfermedad periodontal, maloclusión y cáncer bucal).

Se pretende que el paciente cuide y valore su salud mediante la asimilación, interiorización y práctica de hábitos correctos, de manera voluntaria, evitando situaciones y comportamientos de riesgo.

Por lo tanto, la enseñanza de cepillado e higiene bucal, consejos sobre hábitos alimenticios adecuados, identificación de hábitos bucales deformantes y sus consecuencias, uso de flúor y otras medidas de prevención a estos problemas, deben ser parte de los mensajes de salud.

Niña cepillando dientes
Pigmentación en fosa y fisura oclusal imagen

Pigmentación en fosa y fisura oclusal

Flecha imagen Flecha imagen
Sellador en fosa y fisura oclusal imagen

Sellador en fosa y fisura oclusal

Sellador de fosa y fisura oclusal


Hoy en día la caries es la enfermedad más prevalente en el ser humano. Se han desarrollado múltiples técnicas preventivas para combatirla, entre ellas los selladores de fosas y fisuras oclusales.

Las fosas y fisuras son zonas que favorecen la retención de placa donde la acción del flúor (encontrado principalmente en las pastas dentales y en los geles de aplicación en las clínicas) es menos efectiva posiblemente porque es más difícil que la saliva acceda y “bañe” el fondo de éstas. Eso hace que sean zonas de nuestros dientes más susceptibles a padecer caries.

Son una barrera física que separa y aísla a éstas superficies del medio bucal, impidiendo la acumulación de bacterias y restos orgánicos, a la vez que se produce un bloqueo de la aportación de nutrientes a los organismos ya existentes, de éste modo reducen la posibilidad de formación de caries en las zonas del diente que tienden a retener más alimentos.

Un odontopediatra experto evaluará el riesgo del niño y determinará la necesidad o no de colocar sellantes de fosas y fisuras en alguno de sus dientes.

Topicación de flúor


El flúor es una sustancia que aplica el odontólogo en las piezas dentarias para evitar la caries dental. Hace más resistente el esmalte evitando que se ha dañado por la acción de bacterias y sus ácidos. Se recomienda aplicar desde que el niño cumple 3 años y hacerlo cada 6 meses, dependiendo de su riesgo de caries.

Es un procedimiento sencillo y que no le produce molestias.

La aplicación de flúor es complementaria a la colocación de selladores de fosas y fisuras, pues mientras el flúor actúa protegiendo las superficies dentarias lisas, los selladores se introducen en las hendiduras para evitar que las bacterias penetren cariando el esmalte.

Aplicación de topicación de fluor

Aplicación de topicación de fluor